martes, 23 de septiembre de 2008

R. D. Laing: El yo dividido


Este libro es una mina de oro. Me está llevando un buen tiempo conocer todas sus riquezas. Copio:

Hay "(...) personas a las que se considera sanas, cuyas mentes están no menos radicalmente enfermas, que pueden ser igual de peligrosas o más para sí mismas y para los otros y a las que la sociedad no considera psicóticas o como personas que deberían estar en un manicomio. Me doy cuenta de que el hombre del que se dice que está engañado, en su engaño puede estarme diciendo a mí la verdad, y no en un sentido equívoco o metafórico, sino recta y literalmente, y que la mente afectada del esquizofrénico puede dejar entrar una luz que no penetra en las mentes intactas de muchas personas cuerdas, cuyas mentes están cerradas."

Sobre cierto paciente: "Podemos entender su conducta como 'señales' de una 'enfermedad'; o podemos ver su conducta como expresiva de su existencia. La interpretación fenomenológica existencial es una inferencia acerca de la forma en que el otro está sintiendo y actuando. ¿Cuál es la experiencia que el muchacho tiene de Kraepelin [el psiquiatra que examinó al paciente]? Parece estar atormentado y desesperado. ¿Qué pretende al hablar y al obrar de esa manera? Se opone a que se le mida, y a que se le someta a prueba. Lo que quiere es que se le oiga."

Habla de seguridad e inseguridad ontológica: "El individuo, en las circunstancias ordinarias del vivir, puede sentirse más irreal que real; en sentido literal, más muerto que vivo; precariamente diferenciado del resto del mundo, de modo que su identidad y autonomía están siempre en tela de juicio. (...)". Y continúa detallando en qué consiste esta inseguridad y cuál es su lógica.

En otro libro Laing hace un interesante comentario sobre Freud: para él no fue tan importante, ya que antes había leído a Nietzsche, Kierkegaard y otros muchachos.

Por último recuerdo otro libro genial y famoso de la llamada antipsiquiatría: La gramática de la vida, de David Cooper.

6 comentarios:

Romina dijo...

Qué libro interesante!Parece ser...

La otra vez llegó un pibe al Centro de Salud con la idea fija, sostenida a tal punto que rozaba el delirio ( no viene al caso explayarme), de entrar a laburar a TBA, la empresa de trenes.
Un psicologo lo entrevistó un par de veces. Paso seguido lo derivó a la trabajadora social para que lo asesorara de esa empresa y cómo poder armar un buen curriculum... El psicólogo queria seguir viendolo pero para que le contara de otros asuntos... Al parecer, menos angustiantes "para ambos"...
El joven en cuestión venía con "esa existencia" de aferrarse a una idea, vaya a saber uno por qué. En ese momento él y su mundo eran eso. Hecho bastante restringido pero inabarcable para quien lo había atendido. Notorio...

Hay cosas que no se quieren ver, molestan, incomodan.
Angustia la diferencia cuando se hace muy presente.
" Soportar" que el otro tiene otra manera de existir a veces se nos hace muy pesado. Y en este caso la salida más a mano para librarse del asunto fue una elegante derivación encubierta.
Gajes y ultrajes del oficio.

Ultrajar: Despreciar o tratar con desvío a alguien.

fred dijo...

Ro, es como decís. Incluso Laing cita a Fromm-Reichamann (si recuerdo bien) que dice que muchos obstáculos de la terapia se deben a limitaciones no del paciente, sino del terapeuta.

¡Contundente final el de tu comentario!

Besos!

Anónimo dijo...

"eL yO DIVIDIDO" DE Ronald Laing fue un libro que nos dió vueltas la cabeza a los que hicimos primer año de Psico en 1974 y sus poesías nos encantaron.
Se lo leía con Cooper que después terminó mal.
Obvio que las cátedras reaccionarias se oponían al concepto de rechazar que a cualquiera por cualquier cosa , se lo considerara psicótico pero se llegó al extremo que de que la psicósis no era una entidad nosológica ...y lo es. Solo que que no hay que joderlos ni sobremedicarlos.
El otro era Fromm-Reichmann

fred dijo...

Anónimo, gracias, interesante comentario. No sabía que Cooper había terminado mal ni que se lo consideraba psicótico. Sé que vivió mucho en Argentina y que aparece en el Anti-Edipo.

Nosología: Parte de la medicina que tiene por objeto describir, diferenciar y clasificar las enfermedades. (RAE)

Oscar Cuervo dijo...

Fred:
Laing y Cooper fueron muy importantes cuestionadores de la usual separación psiquiátrica entre "sanos" y "enfermos". La madre de Andrés di Tella fue discípula de uno de ellos (creo que de Laing) y eso lo cuenta en FOTOGRAFIAS, su penúltima película.
Por otro lado, afortunado de vos que no tenés que soportar la vista de los mezzocretinos defensores de la patria sojera y la paja sotreta que usualmente aparecen en La Otra.

fred dijo...

Oscar,

Sí, felizmente no me visitan los insufribles mezzocretinos. Pero esto solamente se debe a que les resulto insignificante. Visto así, podrías tomar sus ataques como elogios.

Ahora que me hablás de la relación de FOTOGRAFÍAS con Laing estaré atento a cualquier proyección que aparezca. Hablando Andrés de Di Tella, está muy bueno su blog.

Por último, a Laing creo que llego a través de Enrique Symns en La Otra. Fue por ahí o fue por haber leído Gramática de la vida, de Cooper.

saludos!